UN HOSPITAL CONDENADO A MUERTE

Los familiares del Hospital Víctor Larco Herrera vienen realizando una serie de denuncias acerca de diversos problemas en el  nosocomio

hospital.jpg

Pabellón Nº6 en estado de abandono (Foto: Sandra Vásquez)

El hospital Víctor Larco Herrera es uno de los centros psiquiátricos más grandes de nuestro país. Cuenta con 300 mil metros cuadrados, hay 502 pacientes internados, 529 camas y 20 pabellones, de los cuales al menos seis no se utilizan debido a que defensa civil los considera inhabitables y, en otros casos, son considerados patrimonio nacional.

Cuando se ingresa al área de consulta externa se puede ver un buen ambiente. Paredes bien pintadas, una sala de espera con un gran televisor, muebles en buen estado y personal solicito a ayudar en todo lo que se les requiera. Sin embargo, el panorama es otro en consulta interna.

”Hay un montón de áreas que están destruidas, los pabellones son edificios que tienen bastantes años. Muchas ventanas están rotas, lo cual pone en riesgo la integridad de los pacientes.” manifiesta Alonso Lira, médico practicante del Larco Herrera.

El doctor José Ranilla, quien hasta el año pasado fue jefe del pabellón número 1, asegura que esta al Estado esta situación no le importa, pues en los 38 años que trabajó en el nosocomio nunca vio un cambio o mejora. Para él, el hospital esta condenado a muerte. Sin embargo, la edificación no es el único problema que tiene que enfrentar el hospital.

La Asociación de Familiares de Enfermos Mentales (ASFEM) del hospital Víctor Larco Herrera presentó una serie de denuncias donde aseguran que existe maltrato físico hacia los pacientes de parte del personal técnico, señala Alonso Lira, quién también describe el trato del personal como impulsivo  y muy poco paciente.

”Cuando vamos a ver a un familiar, casi siempre están heridos. Existe maltrato entre los pacientes y, lo que es peor, de técnicos a pacientes. Los propios internos lo comentan, pero como son pacientes psiquiátricos, las autoridades no les creen”, denuncia la presidenta del ASFEM, Rita Macedo.

Se intentó contactar a la actual directora del hospital, Noemi Collado, para que brinde su versión de los hechos, sin embargo se negó a este pedido alegando que se encontraba en horario de trabajo y, por tanto, no podía hablar sobre el tema.

A principios de este año, el hospital estuvo a punto de ser clausurado para albergar a los deportistas que llegarían a nuestro país el 2019 para participar en  los Juegos Panamericanos. Pese a que esto jamás fue llevado acabo, se supo que la Beneficencia de Lima, dueña de este terreno y del Puericultorio Pérez Araníbar, utilizaba estos espacios para eventos que nada tenían que ver con las actividades de dichos centros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s