UN HOSPITAL CONDENADO A MUERTE

Los familiares del Hospital Víctor Larco Herrera vienen realizando una serie de denuncias acerca de diversos problemas en el  nosocomio

hospital.jpg

Pabellón Nº6 en estado de abandono (Foto: Sandra Vásquez)

El hospital Víctor Larco Herrera es uno de los centros psiquiátricos más grandes de nuestro país. Cuenta con 300 mil metros cuadrados, hay 502 pacientes internados, 529 camas y 20 pabellones, de los cuales al menos seis no se utilizan debido a que defensa civil los considera inhabitables y, en otros casos, son considerados patrimonio nacional.

Cuando se ingresa al área de consulta externa se puede ver un buen ambiente. Paredes bien pintadas, una sala de espera con un gran televisor, muebles en buen estado y personal solicito a ayudar en todo lo que se les requiera. Sin embargo, el panorama es otro en consulta interna.

”Hay un montón de áreas que están destruidas, los pabellones son edificios que tienen bastantes años. Muchas ventanas están rotas, lo cual pone en riesgo la integridad de los pacientes.” manifiesta Alonso Lira, médico practicante del Larco Herrera.

El doctor José Ranilla, quien hasta el año pasado fue jefe del pabellón número 1, asegura que esta al Estado esta situación no le importa, pues en los 38 años que trabajó en el nosocomio nunca vio un cambio o mejora. Para él, el hospital esta condenado a muerte. Sin embargo, la edificación no es el único problema que tiene que enfrentar el hospital.

La Asociación de Familiares de Enfermos Mentales (ASFEM) del hospital Víctor Larco Herrera presentó una serie de denuncias donde aseguran que existe maltrato físico hacia los pacientes de parte del personal técnico, señala Alonso Lira, quién también describe el trato del personal como impulsivo  y muy poco paciente.

”Cuando vamos a ver a un familiar, casi siempre están heridos. Existe maltrato entre los pacientes y, lo que es peor, de técnicos a pacientes. Los propios internos lo comentan, pero como son pacientes psiquiátricos, las autoridades no les creen”, denuncia la presidenta del ASFEM, Rita Macedo.

Se intentó contactar a la actual directora del hospital, Noemi Collado, para que brinde su versión de los hechos, sin embargo se negó a este pedido alegando que se encontraba en horario de trabajo y, por tanto, no podía hablar sobre el tema.

A principios de este año, el hospital estuvo a punto de ser clausurado para albergar a los deportistas que llegarían a nuestro país el 2019 para participar en  los Juegos Panamericanos. Pese a que esto jamás fue llevado acabo, se supo que la Beneficencia de Lima, dueña de este terreno y del Puericultorio Pérez Araníbar, utilizaba estos espacios para eventos que nada tenían que ver con las actividades de dichos centros.

Manuela Camacho: ‘’Mi mamá me inculcó el amor por el periodismo’’

Tiene tan solo 22 años, pero ya cuenta con una amplia experiencia en el mundo de la televisión. Heredo el amor por el periodismo de sus padres y con el pasar de los años descubrió que actuar era su pasión. A pesar de no ser peruana, ama el Perú como si lo fuera ya que considera que esta tierra le ha dado muchas satisfacciones y oportunidades que quizás en su natal Colombia no se le hubieran presentado.

458243_10151012067370309_466016432_o

Manuela en la sala de su casa antes de un partido Perú -Colombia. (Foto: Facebook)

Siendo aún una adolescente, Manuela Camacho consiguió lo que muchas personas anhelan: fama. Ha estado en producciones nacionales como América Kids, Akdemia, Promoción, Somos family y, recientemente, ha incursionado en el mundo de la pantalla grande con Japy Ending y Atacada, la teoría del dolor.

Además, ha estado en tres obras de teatro infantiles. ‘’Cuando termine la carrera de periodismo, espero estudiar teatro y trabajar en otro tipo de obras que no sean para niños’’, dice. Hace poco tiempo, estuvo ensayando en una obra de teatro de terror, pero por cuestiones de horario no pudo continuar.

La joven actriz me concede un poco de su tiempo que se divide entre la universidad, su trabajo en el programa La Batería, su familia y su novio, para hablar acerca de su vida y sus dos pasiones: la actuación y el periodismo.

Una de las primeras preguntas que le hago es sobre su familia. Manuela es la mayor de cuatro hermanos, dos de ellos nacieron aquí. Cuando habla de su familia, se puede ver en su mirada el amor y orgullo que siente por cada uno.

  • ¿Cuál fue la razón por la cual tu familia y tú se mudaron al Perú?

Mi papá ha trabajado en televisión toda su vida, en Colombia formó parte de una cadena muy importante que se llama RCN. Mientras estaba en RCN, le ofrecieron un muy buen puesto en América Televisión, ya que el canal estaba atravesando una crisis por todo el tema de los Crousillat y necesitaban renovar el directorio, entonces mi papá aceptó la propuesta. Mi hermana y yo éramos pequeñas, no teníamos poder de decisión y nos mudamos. Mucho tiempo después él nos dijo a mi hermana y a mí que si queríamos podíamos regresar a nuestra tierra, pero ya tenía una vida hecha acá, ya estaba muy acostumbrada al Perú.

 

  • ¿Y fue difícil acostumbrarte al Perú?

Sí, muy difícil. Sobre todo porque estaba en una etapa muy complicada como es la adolescencia. A pesar de que Perú y Colombia están tan cerca, los dos son parte de Sudamérica y, de cierta manera, tienen culturas similares, son países muy diferentes. A mí me chocó mucho ver que mi nueva ciudad (Lima) era súper desértica, en Bogotá todo es muy verde; la gente allá es mucho más cálida, sentía que las personas de aquí eran muy distintas a lo que estaba acostumbrada y, aunque no lo creas, no es el mismo lenguaje. Me fijaba sobre todo en las cosas más básicas, pero poco a poco fui encontrando mi lugar, me fui volviendo más receptiva a mi nueva vida. Vine con una actitud de rechazo, pero cuando acepté lo que me tocaba, todo me empezó a salir mejor, empecé a conocer más gente, me empezó a gustar Perú y hoy por hoy no me iría por nada del mundo.

 

  • En una entrevista dijiste que entraste al mundo de la actuación de casualidad, pero ¿cómo fue esa casualidad?

Cuando estaba por salir del colegio y tomando la decisión de que iba a estudiar, en esa época estaba entre periodismo y comunicación audiovisual, mi papá me sugirió ir a ver como se grababa un programa de televisión del canal donde trabaja. Justo el día que fui, una de las chicas que tenía que ir a actuar no llegaba, entonces la productora desesperada me pregunta si yo quería actuar y con muchas dudas acepté. En realidad, era una escena muy pequeña, la hice y pensé que ahí había quedado, pero después la productora me volvió a llamar porque necesitaba una continuidad de esa escena y así me llamaron muchas veces hasta que me propuso quedarme permanentemente. Así fue como empecé, de casualidad, literalmente.

 

  • ¿Y ahí te enamoraste de la actuación o sentías atracción por ella desde antes?

Sí, ahí. Yo nunca había actuado, salvo en el colegio, pero estar ahí me encantó. Me quedé en el programa seis años, pero no quería ser actriz, yo ya tenía claro que quería ser periodista. Sin embargo, gracias a esta experiencia descubrí que la actuación también me apasiona y que no solamente podía ser periodista, sino que también podía ser actriz.

 

  • ¿Crees que en Colombia hubieras ido por el mismo camino?

(Risas) No sé qué hubiera pasado, quizás no se me hubieran presentado tantas oportunidades como acá.

 

  • Como actriz has pasado por el teatro, por la televisión y el cine, ¿qué experiencia disfrutaste más?

El cine es mi favorito, es en el que más me ha gustado actuar. Particularmente, me encanta el cine, entonces sentirte una pequeña parte de ese mundo que tanto admiras es muy especial. Actuar ahí ha producido en mí un sentimiento distinto, no tengo palabras para describirlo.

  • ¿Y cuál fue la más enriquecedora para ti?

¡Wow! Yo creo que el teatro. En el teatro uno aprende de esa adrenalina de tener que hacer las cosas en vivo. En el cine y la televisión tienes un guión y si te equivocas puedes parar y volver a comenzar, el teatro es una adrenalina distinta y hay una conexión directa con el público, tú tienes que transmitir ahí, en ese momento, lo que quieres que el público sienta. Tienes que ser un personaje todo el tiempo, entonces por ese lado del que más he aprendido es del teatro.

 

  • Entonces, ¿qué rescatarías de haber actuado en televisión?

La experiencia. Estar en televisión me permitió saber cómo es toda una producción, involucra mucho trabajo, mucho más de lo que una persona puede imaginar.

 

  • ¿Cómo surgió la propuesta para que incursionaras en el cine?

Yo había grabado un comercial con los realizadores de Japy ending, ahí me comentaron que estaban haciendo una película y me propusieron hacer el casting ya que veían en mí el perfil adecuado para un papel. Fui al casting, pero nunca me imaginé que, realmente, me iba a quedar, porque de mil personas a lo mucho llaman a cinco, sin embargo me llamaron y me dijeron que calzaba con el personaje.

 

  • Ahora que conoces más de cerca la industria, ¿qué opinas del cine nacional?, ¿consideras que estamos viviendo el boom del cine peruano?

Eso es lo que se dice últimamente, que estamos en el boom del cine nacional. Honestamente, creo que estamos más en el boom del cine comercial. A raíz del éxito de la taquilla de Asu mare los cineastas se han dado cuenta que a la gente le interesa el cine peruano y los ha animado a hacer sus propias películas, pero creo que falta calidad, falta que los productores se arriesguen un poco más. Hay muchas películas, pero de calidad pocas,  películas como A los 40, por ejemplo, no han llegado a trascender. Entonces podríamos decir que estamos en pleno boom en cuanto a cantidad, en cuanto a calidad, aun no.

 

  • ¿Qué nos falta para generar calidad?

Guiones, o sea faltan buenas historias. Estamos cayendo en la fórmula fácil de la risa,  la comedia, lo vulgar, lo grotesco o situaciones similares. La risa y el terror son fórmulas comerciales fáciles y se debe arriesgar más.  Sin embargo, estamos dando pequeños pasos y eso es bueno, no es que critique que se estén haciendo tantas películas, creo que el hecho de que se hagan muchas es muy bueno, pero sí considero que aún no estamos en el nivel de decir que tenemos un buen cine nacional, recién estamos comenzando.

 

  • ¿Consideras que Atacada tuvo esa calidad?

De todas maneras. No es que la defienda porque actué ahí, en sí la escena que tuve era muy corta, pero como espectador sentí que fue una historia que quiso trascender, no se quedó para nada en la formula fácil y sé que Aldo (Miyashiro) la ha hecho con muchísimo esfuerzo. No tenía auspiciadores, nadie creía en su historia y sin embargo él se empeñó en que quería contar la historia de una violación y de una mujer que sufre y lucha contra el poder. Eso no es algo que se vea todo los días en el cine y menos en el cine nacional, no hay nadie que se arriesgue a contar una historia tan cruda.

 

  • Aunque has estado en muchas producciones, eres una actriz empírica. En un futuro, ¿te ves estudiando actuación profesionalmente?

Profesionalmente no,  pero si quiero estudiarlo en alguna academia. Todo el mundo me dice que he actuado mucho, pero que nunca lo he estudiado y si creo que se puede tener el talento o la naturalidad, pero siempre es necesaria la técnica en cualquier disciplina, decir que uno pueda aprenderlo empíricamente es falso. Un actor tiene que perfeccionarse siempre y hoy en día los actores son súper competentes y preparados, si alguien realmente quiere pertenecer a la industria tiene que prepararse. Eso es lo que me falta y considero que es la razón por la cual solamente he estado participando en pequeñas cosas. Estuve en una gran producción que fue la Akdemia, otra gran producción que fue Promoción  y las películas que he hecho, pero siento que puedo aspirar a más en cuanto a actuación. Tengo que prepararme primero para que me tomen en cuenta. No es que me queje, fui muy afortunada  de haber hecho lo que he hecho a pesar de no haberme preparado, que me den la confianza de que puedo hacer un buen trabajo.

 

UNA ACTRIZ PERIODISTA

 

Un peculiar tatuaje en la muñeca de Manuela me llama poderosamente la atención, quizás porque no logro descifrar lo que ahí está escrito, al principio creía que era el nombre de alguna expareja que tuvo o de su actual novio. Sin embargo, hacia el final de la entrevista me revela su significado, es el nombre de su mamá, aquella mujer que el cáncer de colon le arrebató. Gracias a ella, Manuela adquirió el gusto por la lectura desde una edad muy temprana. A pesar de que solo la acompañó en sus primeros seis años de vida, su mamá fue su principal mentora.

 

  • Actualmente estas estudiando periodismo ¿Por qué quieres ser periodista?

 Desde siempre quise ser periodista. Mi papá es periodista, mi mamá también lo fue,  incluso ella llegó a ser presentadora de noticias allá en Colombia, ella me inculcó el amor por el periodismo y la lectura, entonces para mí estaba muy claro lo que quería hacer en la vida. En este sentido, mi mamá influenció mucho en mí.

  • ¿Con cuál de todos los libros que has leído te quedas? 

¡Qué difícil pregunta! Son varios, pero  solo tres han marcado un antes y un después en mi vida.  La insoportable levedad del ser de Milán Kundera, Cien años de soledad de Gabriel García Márquez  y El túnel de Ernesto Sábato.

 

  • Ahora que estás haciendo tus pininos en el periodismo, cuéntame ¿qué tal la experiencia?

¡Lo máximo! No hago periodismo muy formal, por decirlo de alguna manera, sino un tipo de periodismo divertido, entretenido, cultural. El programa es divertidísimo, Aldo (Miyashiro) es una persona que admiro mucho y me está dando la confianza que necesito porque ni siquiera me he graduado y ya estoy haciendo reportajes. Siento que estoy aprendiendo un montón al lado de periodistas de larga trayectoria como César Seijas, Martín Arredondo, también aprendo de la gente de Panorama, al estar trabajando en Panamericana tienes contacto con periodistas de otros programas. Estoy muy contenta ahí. Antes estuve trabajando en prensa escrita, en una página Web que se llama Espacio 360°, también estaba muy agusto ahí. Estaba redactando crónicas tres veces por semana, pero por cuestiones de tiempo no pude continuar. Fue una linda experiencia, estar en esta página web me ayudó a descubrir mi pasión por las crónicas, me siento muy cómoda escribiendo historias de ese tipo.

 

  • ¿Y piensas probar en otras áreas del periodismo?

No quiero dedicarme a prensa escrita a pesar de que te diga que me encanta escribir, me encanta la televisión y de esa manera he juntado un poco dos de mis pasiones (periodismo y televisión), quisiera ser más televisiva que nada. Sin embargo, el periodismo radial siempre me ha llamado la atención, siento que es más complicado porque es casi como ser un comentarista, pero me gusta la radio porque me parece un medio muy auténtico. No descarto en algún momento estar en una radio.

 

  • ¿Tienes algún periodista como referente o admiras la labor de alguno?

Me gusta Rosa María Palacios, me gusta como escribe Patricia del Río, Milagros Leiva. En ese sentido, soy muy feminista,  casi siempre trato de seguir a las periodistas mujeres, siento cierta afinidad con las mujeres. En cuanto a hombres, Álvarez Rodrich y, a pesar de que no concuerde con muchos aspectos de su vida personal, considero que Beto Ortiz es un buen periodista y entrevistador.

 

  • En un futuro, ¿te ves compartiendo tus dos pasiones: el periodismo y la actuación?

Es difícil. Por ejemplo, recuerdo un programa que tenía Salvador del Solar, que dicho sea de paso a mí gusta mucho él como actor y también me parece una persona muy sabia, aunque mucha gente no le reconoce eso y, además, escribe muy bien, era un programa informativo. Sin embargo, el público le quitaba credibilidad por ser actor, no era normal ver a Pantaleón hablando de política. Es algo que la gente le cuesta mucho mezclar, si quizás tú eres actor eso te quita credibilidad en cuanto a periodista, porque es raro ver a un periodista que esté actuando en una novela. Creo que en algún momento si voy a tener que inclinarme por uno o por otro, pero claro que me encantaría hacer los dos a la par.

 

 

 

 

 

 

ONG PERUANAS REGISTRAN 19 CASOS ABIERTOS POR VIOLACIÓN SEXUAL EN EL CONFLICTO ARMADO INTERNO

Luego de once años de haberse entregado el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), las mujeres víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado interno siguen luchando por alcanzar justicia acompañadas por las organizaciones civiles que las patrocinan como lo son IDL, DEMUS, APRODEH y COMISEDH.  Según el registro de estas organizaciones, son 19 los casos abiertos en espera  de sentencia.

La CVR contabilizó 527 casos de violación sexual y presentó sólo dos dentro de los 47 casos emblemáticos a investigarse, sin embargo el número de víctimas, no sólo de violación sexual sino de violencia sexual en general, ha ido en progresivo aumento desde aquella época gracias a que más mujeres decidieron contar por la que habían pasado, por ello la mayoría de estos 19 casos no corresponden a los registrados en la Comisión de la Verdad.

Situación actual de las victimas de violación sexual en cuanto reparaciones económicas

Entre  ellos se encuentran los casos conocidos como Georgina Gamboa, Chumbivilcas, Capaya, Magdalena Montesa (MMMB), LQI,  el caso de la estudiante de la cantuta y el emblemático de Manta y Vilca.  Sin embargo, según Gisela Astocondor, abogada de APRODEH,  la mayoría de estos casos,  aproximadamente el  85 % de ellos, se encuentra en la etapa inicial del  proceso, es decir en investigación preliminar.

DEMUS  e  IDL  son las dos organizaciones  que patrocinan el caso de Manta y Vilca que tiene como agraviadas a tres mujeres miembros de un  misma familia que fueron violadas sexualmente por agentes del Estado. Luego de dos años de espera el proceso está a puertas del juicio oral, ‘’ estos procesos se encuentran pendientes de acusación fiscal, es decir está a punto de entrar a juicio oral, sin embargo el proceso es muy lento’’, precisó Mariel Távara psicóloga de DEMUS.

Por su parte, APRODEH defiende legalmente a las víctimas de tres casos de violación sexual en Ayacucho, un caso individual en Abancay, un caso en Lima y, por último, el ya mencionado caso Chumbivilcas.  De estos procesos, el único que se encuentra en etapa de juicio oral es el  de Chumbivilcas, este es uno de los pocos casos en donde ya se sabe el nombre del principal perpetrador conocido por ese entonces con el seudónimo del  teniente negro, el ahora acusado Alan Olivari Medina.  ‘’Nosotros estamos a espera de que el proceso de Capaya  y LQI de Abancay pasen a un proceso judicial, es decir a la segunda etapa, por delito de violación sexual ‘’, expresó  Astocondor.

Así mismo, luego de siete años de ser presentado, el caso emblemático de Georgina Gamboa respaldado por COMISEDH se encuentra en la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos luego de ser admitido con un informe de admisibilidad,  ‘’el problema es que la señora fue violentada en diciembre de 1980 y recién un año después el Perú ratificó con la Corte, es decir al estar fuera de la etapa en la que el Estado había ratificado la competencia de la Corte no se pueden juzgar los hechos anteriores a 1981, sólo podría juzgarse el tiempo en el que Georgina estuvo detenida  e investigarse lo que ha hecho el Estado para averiguar la violación sexual ‘’ aseveró Diana Coz, abogada de COMISEDH

A diferencia de otros crímenes contra los derechos  humanos durante el conflicto armado interno, es sabido en el caso de violencia sexual no hay ninguna  sentencia, uno de los principales problemas que los abogados de estas ONG alegan es que no se le da la priorización debida a este caso porque las víctimas no están muertas ni desaparecidas, ‘’ si revisamos el último informe del periódico universal de las Naciones Unidas,  veremos que el Estado peruano ha hablado de reparaciones, búsqueda de desaparecidos, lo que se ha hecho por ellos , pero no se dice nada de lo se ha hecho por estas mujeres’’, expresó Astocondor.

Otro de los problemas que señalan es que el estándar de prueba para este tipo de juicios debería tener una perspectiva diferente, la Defensoría del Pueblo en sus informes señala que este es un gran obstáculo.  Existe un acuerdo plenario 1-2011 de la Corte Suprema que señala como se debe valorar el testimonio de una víctima violación sexual porque la exigencia de testigos o exámenes ginecológicos  como elemento probatorios  no son idóneos en este tipo de casos, sin embargo según Diana Portal, comisionada de la Adjuntía para los derechos de la mujer, no todos los jueces conocen dicho acuerdo y no se está implementando.

‘’Los jueces me piden que les traiga testigos, les llevaré las paredes de mi casa pues ellas son las únicas que vieron cuando la patrulla entró y me violó’’ expresa una agraviada ayacuchana patrocinada por APRODEH.

Estas organizaciones, además, coinciden en señalar que es urgente que desde el Estado se de una política que acabe con el encubrimiento cómplice de las Fuerzas Armadas quienes, hasta ahora, se niegan a revelar los nombres de las personas a cargo de resguardar las comunidades afectadas durante los años de violencia. En nuestro país, está establecido que las denuncias deben ser efectuadas con los nombres de los perpetradores, sin esos datos poco o nada se puede hacer .

 

Situación actual de las victimas de violación sexual en cuanto reparaciones económicas

El 06 de Julio del año 2006 mediante el Decreto Supremo N° 015-2006-JUS se creó el Programa de Reparaciones Económicas Individuales (Prei) mediante el cual se establece que las personas inscritas en el Registro Único de Víctimas (RUV) recibirán una indemnización económica. Sin embargo, recién en el año 2011 se expidió una norma que ponía en marcha dicho programa.

Desde julio del 2011 a mayo del 2014 se han publicado once listas  con los nombres de los beneficiarios y , de ser el caso, el su parentesco con la víctima.

primer grafico

Hasta julio de este año, sólo se les ha entregado reparaciones económicas a los beneficiarios inscritos hasta la lista número diez. Sin embargo, sólo el 77%  de ellos ha realizado cobro de la reparación, sin contar los beneficiados de la lista número once.

segundo grafico

En cuanto las víctimas de violación sexual, de los 3456 casos registrados, sólo 1968 casos han sido atendidos hasta el momento. Aún quedan 1488 personas sin está remuneración económica. Cabe resaltar que ni las víctimas de otro tipo de violencia sexual ni los hijos producto de una violación son considerados beneficiarios.

tercer grafico

Sin embargo, la DEMUS está realizando acciones de incidencia para que se modifique la ley del plan integral de reparaciones. ”Es injusto que las mujeres y también hombres víctimas de otras forma de violencia sexual no sean acreedores a reparaciones económicas ni ninguna forma de reparación. Desde el 2012 está en revisión el proyecto de ley No 719/2011-CR para modificar el plan, existe ya su aprobación en el Congreso, fue el ejecutivo quien lo devolvió.”, afirmó Mariel Távara.

Número de víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado interno continua en aumento

Hasta octubre del año 2013 el Consejo de Reparaciones tenía inscrito en el Registro Único de Victimas (RUV)  a  4015 personas violentadas sexualmente durante el conflicto armado interno. Las cifras actuales revelan que el número de víctimas de este crimen se ha incrementado a 4289, siendo el 98% de los casos mujeres y, de estos, 3456 son por violación sexual.

En sólo un año el aumento ha sido de 274 personas, sin embargo  se estima que el número seguirá creciendo, ‘’la Comisión de la Verdad y Reconciliación no se equivocó en darle lugar a este problema, porque sino no conoceríamos estos números que pueden seguir creciendo  a través de las campañas que realizamos, cada vez que damos a conocer el derecho que tienen los hombres y mujeres a denunciar estos delitos’’, precisó Mariel Távara psicóloga de DEMUS.

Por otro lado, las cifras acerca de los perpetradores de este crimen se mantienen, ‘’el 83% fueron agentes del Estado, hombres de la policía, militares, personas que estaban destacadas a cuidar  a la población en general, por lo tanto aquí hay una deuda muy grande por parte del Estado’’, expresó Távara.